Es verdad que para disfrutar de un evento y ser la invitada perfecta solo es necesario ir con ganas de disfrutar. Pero si te ves bien ya sales de casa con una sonrisa dispuesta a darlo todo.